Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET

De la calle a la Formación, el aprendizaje y la superación

Carlos Estiven Botina de 23 años, estudiante egresado del taller de Cocina de la Fundación Escuela Taller de Popayán, Cauca;  ha tenido una trayectoria difícil debido a que conoció la delincuencia y la drogadicción a la edad de 8 años: “Era como si el diablo se hubiera apoderado de mí”. Carlos era el temor en sus tiempos de delincuencia, tenía el mando y el dinero fácil en sus manos, más conocido en las pandillas de Popayán como “el Diablo”.

“El día de mis cumpleaños tuve mi primera entrevista en la Fundación Escuela Taller de Popayán, a la cual llegué drogado ya que no me importaba lo que pudiera pasar en mi vida” Carlos se mostraba ante la sociedad con una doble faceta, debido a que seguía consumiendo drogas y no buscaba ayuda. Por otra parte, la entrevista le ayudó a pensar qué era lo que realmente quería para su vida si seguir en la delincuencia y la drogadicción o superarse para ser alguien, a lo que él responde: “yo puedo y quiero salir adelante”. Es ahí donde la Escuela Taller actuó y abrió sus puertas para este joven que se encontraba perdido en un limbo sin salida con sueños grandes pero estancados, a causa de esto el equipo de la Fundación le brindaron la oportunidad de ingresar a la institución gracias a su interés y ganas de luchar.

El proceso de Carlos Estiven no fue fácil, porque rompió las reglas de oro que la Escuela Taller le había mencionado cuando él ingresó, pero la persistencia de la Escuela fue la fuerza que le permitió a este gran soñador decir “no más” y continuar con su vida culinaria: “hay que aprovechar las oportunidades al máximo, porque esas son la responsabilidades y las ganas de luchar día a día, es como decimos en cocina darle un sabor diferente a las cosas”.

A la edad de 12 años, Carlos tuvo su primera mujer con la cual se fue a vivir y para mantenerse ellos hurtaban, le hacían daño a las demás personas sin pensar en el mal que se estaban haciendo. Debido a esto ingresó a un centro de rehabilitación donde estuvo ocho meses y luego se fugó ya que el trato no era bueno, pues empezó a aprender más vicios de los que ya él tenía, a lo que él afirma: “dicen que las correcciones de menores son para corregir al menor, pero NO, es mentira, allá se aprende más cosas que uno nunca ha visto y salí más dañado”.

Luego de analizar su vida al quedar herido por una bala en su pierna, cuenta que el dolor lo hacía gritar, se golpeaba contra las paredes, era como si el karma lo estuviera atacando por todo el mal que había hecho. Gracias a esto empezó a valorar el conocimiento que le brindaban en la Escuela Taller: “Aquí me siento acompañado, se siente un aire positivo, las ganas de salir adelante son mi privilegio y si por mi fuera nunca me iría de aquí “.

La Escuela Taller le brindó una oportunidad de cambio a Carlos Estiven para que se pudiera superar y sacara sus sueños adelante.

 “A los muchachos que están comenzando a vivir la vida de la drogadicción les digo que piensen bien las cosas que le pongan fuerza de voluntad, que busquen el mejor camino, que todos podemos ser grandes en la vida todo depende de nosotros, las ayudas están a nuestro alrededor solo hay que buscarlas bien” afirma Carlos Estiven Botina.

Facebook
Facebook
YouTube